Imprimir entrada

domingo, 18 de noviembre de 2012

Conchas de chocolate caseras


¿Te gustan las conchas de chocolate?, estoy seguro que sí. ¿Quieres saber cómo hacerlas en casa de forma sencilla, en menos 30 minutos de principio a fin y con ingredientes habituales en la cocina?. Pues apunta bien esta receta, porque en cuanto las hagas y las pruebes ya estarás pensando cuándo vas a volver a hacerlas, sobre todo si la familia ronda cerca, porque se las comerán visto y no visto. Os lo aseguro.


Para los que siguen el blog desde fuera de España y no saben lo que son las 'conchas' decirles que es un pastelillo abizcochado con forma circular que se unen de dos en dos por su base mediante una cobertura de chocolate. Es conocido como Conchas porque ese es el nombre comercial con el que la empresa española CODAN los fabrica y comercializa desde hace décadas. Os dejo aquí el link al producto para que las conozcáis. No hace falta decir que hoy en día muchas otras marcas han sacado al mercado su propias 'conchas' bajo otra denominación comercial (como las 'Gloria, bizcocho al cacao' del Mercadona), pero las primeras,  las originales al menos para mi, son las Codan.


Pues vamos ya con la receta, basada en la que publicó Kisa, que como siempre en este blog intentamos que sea sencillas y sin complicaciones. Basta mezclar a mano los ingredientes con la ayuda de una varilla, introducir la crema resultante en una manga pastelera, hacer pequeños círculos de masa sobre una bandeja y llevar al horno durante 10 minutos a 180 grados. Una vez tibios los bizcochos se unen de dos en dos cubriendo la base de uno de ellos con chocolate fundido. Una vez endurecido el chocolate, ya están listos para comer. Sencillo, ¿verdad?. 

Ingredientes
  • 200 gr. de harina con levadura
  • 140 ml. de leche
  • 80 gr. de mantequilla
  • 1 huevo mediano
  • 120 gr. de azúcar
  • 1 cda. de esencia de vainilla.
  • 120 gr. de chocolate.




¿Y porqué pongo en los ingredientes harina con levadura y no el habitual tantos gramos de harina y tantos de levadura química o gasificante? Pues no es precisamente porque donde vi la receta pusiera eso (que también es cierto), sino por que me he acostumbrado a la harina de pastelería que vende Mercadona y que os recomiendo, la cual ya lleva incorporada el gasificante necesario.

Durante mucho tiempo no hice ni caso a dicha harina ya que su nombre comercial 'Preparado para elaborar bizcochos' me daba a entender que era precisamente eso, un prefabricado industrial para hacer bizcochos (de los que llevan grasas hidrolizadas, leche en polvo y cosas de esas) orientados a un todo en uno para gente con poco tiempo o sin muchos conocimientos de cocina. Hasta que un día me dio por mirar sus ingredientes y preguntar a una empleada del Mercadona por la harina de pastelería, que no la encontraba por ningún lado  y siempre asumí que la tenían agotada. Pues que sepáis que el preparado para bizcochos del Mercadona es harina de pastelería con la levadura química incorporada (gasificante y bicarbonato), nada más. No venden harina floja o  de pastelería sin gasificante. Un gran contratiempo por un lado, pero un enorme beneficio por otro. Si no tenéis de este tipo de harina, probar añadiendo una cucharadita de levadura química y ya me contaréis que tal.


En cuanto a la leche yo usé semidesnatada, que es la que tenemos en casa y va bien.  Para el huevo, si en vez de tener de tamaño mediano compráis habitualmente de los grandes, probar rectificando con una churadada más de harina. Y en cuanto a la esencia de vainilla, podéis sustituirla como no por las semillas de una vainilla natural y si no encontráis ninguna de las dos, por azúcar aromatizado, aunque en este caso tendréis que echarle al menos un par de cucharadas soperas para que se note algo el aroma.

Vamos ya con el paso a paso:

Mezclamos en un bol la mantequilla y el azúcar. No es necesario batirlo hasta que se blanquee la mantequilla,  con que se homogeneice la mezcla es suficiente (unos 20 o 25 segundos). Para batirla, como es lógico, la mantequilla debe estar blanda (en pomada). Si no habéis tenido tiempo de sacarla del frigorífico, podéis introducirla 10 segundos en el microondas. Si os pasáis un poco y se os derrite en parte (como a mi) no pasa nada, incluso mejor, pero tampoco la deshagáis del todo, que no se trata de eso.



Seguidamente incorporamos el huevo entero y la vainilla. Mezclamos sin más.


Ahora incorporamos a la masa la mitad de la leche y removemos (foto1). Aparentemente se os cortará la masa, pero no pasa nada. Es la consecuencia lógica de mezclar mantequilla y leche,... resbalan. Para solucionar esto añadimos la mitad de la harina (foto2), volviendo a tener una mezcla homogénea (foto3). Repetimos esto una segunda vez con el resto de la leche y la harina que nos queda. Obtendremos finalmente una masa suave y ligera, con algo de cuerpo, pero no el suficiente para mantenerse si la levantamos ya que caerá lentamente  (foto4). Ya tenemos nuestra masa lista.

Vertemos la mezcla en una manga pastelera. En caso de no tenerla podéis recurrir a una bolsa de plástico desechable (como las de los bocadillos) a la que luego cortaremos una esquina dejando una abertura de unos dos centímetros. Si no lo hemos hecho aun, precalentamos el horno a 180 grados. 

Sobre un papel de horno pintamos unos círculos que usaremos como guía. En mi caso los hice de 7,5 centímetros de diámetro, que era el tamaño del vaso que elegí. No los hagáis mucho más grandes ya que al igual que las pastas de mantequilla al calentarse las conchas ensancharán y se pegarán unas con otras. Os saldrán dos bandejas de 9 más o menos. 
Ya sólo queda verter la masa sobre cada círculo de forma concéntrica desde dentro hacia fuera, como una ensaimada. Como podéis ver la masa tiene la consistencia suficiente para mantenerse en el sitio por si misma, sin que la hayamos tenido que montar a punto de nieve ni nada parecido.

Como alternativa al tamaño de Conchas de toda la vida, podéis probar con las mini. En este caso me ayudé de una lámina para macarons, pero si no tenéis, podéis simplemente hacer montoncitos y ya está.


Metemos al centro del horno durante 10 o 12 minutos a 180 grados. Si tenéis ventilador podéis poner las dos bandejas a la vez, eso sí, si hacéis conchas pequeñas sacarlas un par de minutos antes, porque si no se os quedarán algo secas, menos jugosas. Lo digo por experiencia, pues es lo que me pasó a mi. Las grandes se deshacían en la boca (riquísimas), tiernas y esponjosas, mientras que las pequeñas parecían más una pasta de mantequilla para el té que otra cosa. Aun así seguían estando buenas.


Dejamos entibiar los bizcochos, les damos la vuelta y vertemos cobertura de chocolate al gusto, chocolate al 70%, chocolate con leche o el que prefiráis, previamente derretido en microondas o al baño María. Cubrimos con otra bizcocho y reservamos.

Yo personalmente suelo usar para estas cosas cobertura del 70% de cacao y es el que utilicé la primera vez que hice las conchas, lo que pasa es que para mi gusto el pequeño amargor que tiene este chocolate sobrepasó el aroma de la vainilla y apenas se notaba que estuviera ahí y aunque estaban buenísimas con ese profundo aroma a chocolate, le robaba un poco la gracia al bollo. Como todo, es cuestión de gustos y de que lo probéis vosotros mismos. En este caso que os publico, las hice con chocolate con leche y me gustaron más.

Para dar la vuelta a las conchas y separarlas del papel utilizar una espátula, rasqueta o similar. Debe desprenderse limpiamente sin demasiadas complicaciones. 


Ya sólo queda dejar que endurezca de nuevo el chocolate (debe estar duro para tener la consistencia característica de este dulce). Si queremos acelerar el proceso basta introducirlos 5 minutos en la nevera. Os aseguro que esos 5 minutos se harán eternos, deseando hincarles el diente.



No creo que tarde mucho en volver a hacerlas. Ya me está entrando hambre sólo de pensarlo.


¿Por cierto, qué preferís darle a vuestros hijos, las Conchas industriales o las hechas por vosotros? Sólo hay que comparar. Os lo pondré fácil.


 






8 comentarios:

Sacri dijo...

Que fáciles de hacer,me parece que caen para el sábado que es el cumple de mi hijo.Besitos

bejico dijo...

Fran, cada dia te superas, jjj.

Ya la tengo apuntada para hacer para cuando pueda comer dulces, y proximos eventos.

Me encantan las recetas que nos facilitas, son deliciosas y suuuuper faciles.

Sigue así.

David A. dijo...

¡Hombre, por fin nueva entrada! Nos tienes a pan y agua, así que buenas son estas conchas. Ánimo y la próxima... que sea de pan!!
Abrazos.

Azucena dijo...

¡Pense ke te habias quedado sin horno! estas conchas tienen muy buena cara

azucena dijo...

hola fran, hice las cnchas y ademas de tener buena cara son faciles y salen my buenas,ademas si a una parte de la masa le añades una cucharada de cacao puro(yo pongo valor)te salen unas galletas para el cafe muy buenas las hago pequeñas porque son como las pipas si empiezas no paras

azucena dijo...

otra cosa como no tenia vinilla le puse un chorreon de anis otro sabor pero igual de buenas

Anónimo dijo...

Me han quedado riquísimas, gracias por compartir la receta.

Anónimo dijo...

Fabulosas y que faciles con tu receta, muchisimas gracias.
Núria

Publicar un comentario en la entrada