Imprimir entrada

martes, 13 de diciembre de 2011

Tarta Bob Esponja con fondant


Bob Esponja fondant EnHarinate Hoy de nuevo me alejo del mundo del pan casero y os comparto mi primera tarta con fondant. Nunca había tenido la oportunidad de hacer nada con este 'dulce' y dado que hace unos días pasaba cerca de una tienda donde sabía que lo vendían, decidí comprarlo y probar con una tarta de Bob Esponja.

Bob Esponja me parecía un diseño fácil de hacer y sin muchas complicaciones. Un bizcocho rectangular de los de toda la vida, fondant amarillo y poco más. Al final parece que tiene varicela y está algo bizco, pero al menos ya puedo decir que se lo que es trabajar el fondant (al menos lo básico) y puedo confirmar... que no me gusta su sabor. Os cuento mi experiencia.

La verdad es que manejar fondant es como hacer manualidades con plastilina, por lo que podemos hacer prácticamente cualquier cosa. Viene preparado para el uso, sólo hay que estirarlo y recortarlo de la forma deseada o darle forma de figurita si es lo que queremos. Podemos comprarlo ya teñido en multitud de colores o darle color nosotros mismos con colorantes alimentarios de repostería. Y lo mejor de todo y nada despreciable... es comestible (para el que le guste).

El fondant no deja de ser un almíbar hecho con azúcar en polvo, agua, unas gotas de limón y glucosa que al parecer se puede comprar en farmacias (yo no lo he intentado la verdad). Otra alternativa al parecer es reutilizar las nubes de gominola, cuyos ingredientes básicos son en gran mayoría un fondat, por lo que si las derrites en el microondas y les echas un poco de azúcar en polvo consiguen un fondat 'casero' la mar de fácil. Podéis ver cómo se hace aquí. La alternativa sencilla, como no, es comprarlo hecho.

Un paquete de medio kilo puede variar de 2.5€ a 5€ dependiendo del color y calidad del producto. En este caso yo compré un kilo que me costó la nada despreciable cantidad de 7,2€. Aunque pensándolo bien, si tuviera que hacer un kilo de fondat a base de derretir nubes no se yo cuántas bolsas tendría que comprar en el Mercadona.

fondant amarillo EnHarinate

Como ya sabréis los que me seguís en este blog, no es que me gusten precisamente los productos alimenticios llenos de emulgentes, espesantes, conservantes y colorantes. Y si os fijáis en los ingredientes del fondat este se lleva la palma. Es una pasta de azúcar teñida. Vamos, ideal para nuestro organismo. Incluso avisan de la posible hiperactividad en niños, que por cierto no está del todo comprobado que el azúcar la provoque, pero eso es otra historia.

Lo cierto es que sea sano o no, un Whopper o un McRoyal Delux hay que comerse de vez en cuando, sino... ¿donde está la gracia? Así que como veis, me he decidido a probar esto del fondant a ver si engancha tanto como dicen y ahora resulta que monto una empresa de tartas con figuritas y salimos de la crisis. Quién sabe!.


Bob Esponja fondant ingredientes EnHarinate

Para esta tarta usaremos un bizcocho base clásico. Seguro que todos vosotros tenéis una receta que os sale más o menos bien, por eso no os voy a dar ahora una receta de bizcocho. Ya sea la clásica del yogur 1-2-3 o cualquier otra, la cuestión es que hagáis vuestro bizcocho casero que tendrá mucho más mérito a la hora de comeros la tarta. Si no os da tiempo o es que lo de los bizcochos no es lo vuestro, siempre podéis recurrir a las tartas prefabricadas, que viene el bizcocho incluso ya cortado en tres capas. Buscáis por internet la base del dibujo que queréis hacer y os sacáis una copia por la impresora.

Bob Esponja fondant plantilla EnHarinate

Lo primero es dejar el bizcocho lo más planor posible. Como suele ser normal siempre nos crece más por el medio del bizcocho que por los extremos, por lo que para asentarlo y dejarlo recto cogemos un cuchillo largo, preferiblemente de sierra y con cuidado le quitamos el montículo sobrante que además, en mi caso, se había también hundido por el centro. Si le damos entonces la vuelta al bizcocho y lo asentamos sobre el lado del corte recién hecho, nos quedará a la vista la base del bizcocho que será perfecta para que nuestro diseño no tenga imperfecciones (un pelín tostadillo, pero bien)

Bob Esponja tarta EnHarinate

Para que la tarta no resulté seca, partimos de nuevo la tarta a todo lo largo y rellenamos de lo que más nos guste (mermelada, nata, mousse, etc).  En mi caso fue de mermelada de fresa. Seguidamente, con el fin de darle otro gustillo a la tarta y además servir de 'pegamento' al fondat para que este no se mueva al dejarlo caer sobre el bizcocho, unté su superficie con Nocilla de chocolate. Previamente la calenté un poco en el micro para que resultara más fácil de extender. Este 'pegamento' se suele utilizar al parecer además de para asegurar un poco el fondant a la superficie, para eliminar imperfecciones como puede ser más obvio en una magdalena. Por muy bien que haya salido, nunca tendrá forma de cono perfectoy si esta es la forma que queremos darle con el fondant, podemos echarle antes una capa de 'tapajuntas' para preparar su superficie.

Bob Esponja tarta fondant pegamento EnHarinate

Llegados a este punto ya nos metemos por fin con el fondant. Abrimos el paquete y nos encontramos con una masa dura pero que cede a la presión. De nuevo la plastilina es lo que más se asemeja. Cuesta pensar que esto se coma, la verdad, porque tiene un olor que aunque no es desagradable ni mucho menos, tampoco es que huela a gominola,. Es dulzón pero intenso. No se, es una cosa rara que choca con la primera impresión.

Bob Esponja tarta manejar fondant EnHarinate


Pues nada, como en este caso de color amarillo no necesitamos más que la cara y la nariz, rodillo en mano estiramos la masa hasta dejarla en dos o tres milímetros de grosor. Había pensando quizás hacerle también brazos y/o piernas, pero al final se quedó sólo con la cara. Para esta tarta utilicé 800gr de amarillo, para que os hagáis una idea. Quizás se pueda hacer más fino y gastar menos cantidad, pero al ser la primera vez no quería arriesgarme a que se rompiera. A lo mejor si hubiera sido más fino habría empalagado menos. No se.

Bueno, estiramos el fondant con el rodillo como si de una pizza se tratara y cuando tenemos suficiente para cubrir el bizcocho, simplemente lo dejamos caer con cuidado por encima de éste. Con una cuchilla, un cortapizzas o un cuchillo afilado recortamos alrededor al filo de la base. Por experiencia las correcciones se notan, así que tener cuidado. No penséis que luego se estira y ya está. Si no está lisito con el rodillo luego no queda bien. Y cualquier pliegue, arruga o rotura que queráis corregir manualmente casi seguro que se notará. Al parecer lo que suele hacer la gente es, ante un desperfecto, taparlo después con un detallito estético, una florecita o lo que venga a juego. Pero reparar un agujero parece que es complicado si queremos que no se note.

tarta Bob Esponja estirar fondant EnHarinate

Una vez tenemos la cara amarilla formada, sólo nos queda añadir ojos, nariz, boca, etc. Simplemente estirando fondant y recontando con una cuchilla. Yo para hacerlo lo más parecido posible recortaba el dibujo y con la pieza sobre el fondant, con la ayuda de una cuchilla recortaba el contorno. Luego lo vamos dejando caer en el orden correcto sobre el bizcocho y listo.

Bob Esponja cubrir de fondant EnHarinate


Según parece hay pegamentos comestibles para estos asuntos, ya sea a base de clara de huevo, con pasta de azúcar o comprando un pegamento comestible que a tal efecto también se vende. Yo en mi caso sólo dejé unas piezas superpuestas sobre las otras, ya que no era necesario más.

En cuanto a los colores, como visteis al principio, yo sólo compré amarillo y blanco, por lo que el marrón del pantalón, el rojo de la corbata y de la boca, el rosa de la lengua... todo lo demás, pretendía hacerlo tiñendo el blanco con colorantes alimentarios que había comprado ya con antelación en el Carrefour.

Bob Esponja teñir fondant EnHarinate


Resulta sencillo teñir el fondant y de igual forma una nota montada o cualquier cosa similar. Para el azul de los ojos, por ejemplo, necesité dos gotas nada más para alcanzar ese tono. Amasas un poco con los dedos y listo. Aunque es cierto que si quieres dar un color totalmente uniforme tienes que mezclar durante un buen rato.

Bob Esponja teñir fondant EnHarinate

Finalmente y dado que no me apetecía andar mezclando los tres colores base para conseguir negro, con ayuda de una jeringilla de repostería y un poco de chocolate de cobertura derretido, delimité los contornos. Una pincelada de rojo suave sobre unos pequeñas oquedades formadas con la yema del dedo para simular los agujeros de la esponja y listo. Quizás me pasé poniendo agujeros, ya lo sé. Pero hecho... hecho está.


La verdad es que es un trabajo de chinos. No intentéis hacer una tarta de estas con prisa, porque lo más seguro es que os salga mal. Además, las posibilidades de que se manche, rasgue o golpee son enormes. En fin, todo mi reconocimiento para aquellos de vosotros que os dedicáis a esto o tenéis en este tipo de repostería vuestra afición.

Personalmente, ni a mi ni a mi familia nos ha hecho gracia el sabor del fondant, así que dudo que haga muchas. Pero al menos se que si alguna vez tengo que hacer una tarta especial a alguien sobre un tema en particular, el fondant será mi aliado.

Si vosotros sois aficionados al fondant me encantará conocer vuestro punto de vista.


4 comentarios:

Javi Er dijo...

Pues enhorabuena te quedo genial y hacer una tarta para un familiar o un amigo con todo tu cariño no tiene precio, por cierto donde compraste o donde se puede comprar el fondant??

EnHarínate Fran dijo...

Hola Javi, pues lo compré en ClubCocina.net. De estas cosas tienen bastante variedad.

Anónimo dijo...

Enhorabuena por intentar tocar el tema del fondant. Te comento que los colorantes que utilizaste no eran para el fondant, que se debe teñir con colorantes en gel para no añadir más humedad. Por otra parte, más que nada, el mundo del fondant lo que te posibilita es desarrollar la parte no sólo culinaria, sino también la artística que todos llevamos dentro. Como dices, es normal que acabes cansandote del sabor del fondant, pero detrás hay otros sabores y posibilidades, y ahí es donde todos disfrutamos. Otro día lo vuelves a intentar, y como bien dices sin prisas, verás como es un gustazo para tu imaginación. Recibe un cordial sldo.

EnHarínate Fran dijo...

Muchas gracias por tus ánimos. El colorante en gel ya lo descubrí cuando hice las nubes de la roja. Apenas lo he utilizado desde entonces. Eso sí, tiñe una barbaridad

Publicar un comentario